viernes, 27 de marzo de 2009

Durante el recreo


La hora de la diversión llega cuando suena la campanilla: es la hora del recreo.
En la escuela de Valle Hermoso, tanto las niñas como los varones juegan al fútbol.
A nadie le importa si hace calor o si hay polvo; es hora de jugar y nada más.

2 comentarios:

Jorge Contrera (Dany) dijo...

Los niños y las niñas merecen todo el mejor trato por parte de los adultos... tienen todo el derecho de jugar, estudiar, descansar y alimentarse. ¿Me pregunto? ¿En qué año la merienda escolar alcanzará a todos los escueleros de nuestro país? ¿O será que el combustible de los gobermamtes es tan caro que se deja de lado a los niños? ¿Qué decís?

Olga Bertinat dijo...

Dany:Gracias por tu comentario.
La merienda escolar debería alcanzar a todos los niños de todas las escuelas del Paraguay.
Hay alumnos que van a clases sin desayunar, o si lo hacen es tomando cocido negro con coquitos (algo poco nutritivo).
Sin la alimentación necesaria y con hambre...¿Qué ganas de aprender a leer o a sumar podrá tener un alumno?