domingo, 28 de agosto de 2011

El infaltable pororó


Los carritos de pororó nunca faltan en las fiestas patronales. Es tan habitual su presencia que muchas veces ni nos damos cuenta de que están allí.
La figura pintoresca de los carritos llenos de conos cargados de pororó crujiente, alegra a los niños que son los más interesados en saborear las riquísimas rosetas de maíz,dulces o saladas, de acuerdo al gusto de quien las consume.
Aquí cerca de la frontera al pororó también lo llamamos "pipoca" por la influencia del portugués en nuestro vocabulario.