lunes, 23 de julio de 2012

La costanera de Encarnación

Bajo la lluvia, la costanera estaba solitaria y fría. El Río Paraná caudaloso ofrecía un espectáculo de deleite: Inmensidad, temor,caudal, son palabras que me invadieron la mente al ver al gigante verdoso transitando indomable.

2 comentarios:

eunice alvarez dijo...

Muy hermoso la costanera de Encarnación.

eunice alvarez dijo...

Muy hermoso la costanera de Encarnación.