lunes, 27 de diciembre de 2010

Navidad , Pesebre y petardos


La tradición de la Navidad se repite cada año, comenzando con los preparativos del arbolito y la preparación del Pesebre.Y como cada año, son cientos los quemados que llegan a los hospitales con los dedos y las manos destrozadas por las bombas y los petardos. Lo peor del caso es que la mayoría de los los afectados son niños que por desconocer las consecuencias que pueden causar estos artefactos, quedan mutilados.
Los padres, que deberían dar el ejemplo, son los que les dan el dinero para comprarlos y luego se lamentan de lo ocurrido.
¡Cárcel para esos padres necios!