martes, 9 de febrero de 2010

Alegrías y tristezas: Fidel Zavala y Salvador Cabañas


Foto:Internet
Fue con desbordante alegría que todos los paraguayos recibimos la noticia de la liberación del ganadero Fidel Zavala.Éste estuvo en poder de los secuestradores por más de tres meses y luego del secuestro de Cecilia Cubas, cuyo descenlace fue fatal, las esperanzas de recuperar a Fidel Zavala con vida resultaban casi un milagro.
Cuando se supo la noticia,todos nos sentimos aliviados. A pesar de no conocerlo personalmente la mayoría de los paraguayos nos sentimos identificados con el drama familiar y queríamos verlo regresar con vida: Sano y salvo.
No pasaron dos semanas, cuando los medios informativos daban la noticia: ¡Salvador Cabañas había sido baleado en México! Su vida estaba en peligro y la tristeza de los paraguayos fue más grande que la alegría de la liberación de Fidel.
Y así pasamos la vida: Con grandes alegrías y grandes tristezas.En el primer caso lloramos de alegría por la liberación del compatriota. En el segundo, lloramos de tristeza por el compatriota y por el jugador, que con el fútbol y la selección hace que los paraguayos nos sintamos felices y olvidemos en el momento del gol los dramas diarios que nos tocan vivir.